Bebedizo

BEBEDIZO

 ¡No sé si elegir la copa transparente

y coloreada, o el vino sutil y purpurino!

las mil noches y una noche

 

Anda, dile al puto de Aretino

que prepare un bebedizo para mi rival.

No soportaré por más tiempo a mi querida

yaciendo en la cama de ese chulo desmadrado.

 

Quiero una pócima digna de los Borgia,

sin pizca de sospecha por encima,

pero que lleve en sus entrañas

los siguientes elementos mágicos:

Un cabello rubio de doncella agonizante.

Una onza de calavera, raspada.

Un trozo muy pequeño de costilla de sapo.

Tres dientes de comadreja joven.

Un cuarto de ojo de murciélago.

La mitad del ombligo de un niño muerto.

El himen de una virgen extranjera.

Un borde diminuto de la Túnica Sagrada.

Un moco fresco de nuestro Santo Padre.

Todo eso mezclado con buen vino

y los últimos orines de la condenada.

 

Luego, cuando el brebaje esté listo,

que el puto de Aretino lo traiga personalmente,

lo descargue sobre la mesa y lo sirva

en las copas que tendré preparadas para la ocasión.

Ese día, como invitados especiales,

estarán mi ramera y su grasiento amigo.

 

De todos modos,

como siempre debe andarse con precauciones,

aunque el bebedizo es infalible,

propinaré sobre la espalda de mis huéspedes

unos golpes bien certeros con esta daga de plata.

 

Verano Brisas

A %d blogueros les gusta esto: