Sociedades de la Algarabía

SOCIEDADES DE LA ALGARABÍA

De El colombiano publicado el 28 dic/12

ruido1Estas sociedades del escándalo, el bullicio y la algarabía se tornan cada vez más neuróticas. El sistema nervioso de un ser humano se afecta con el ruido a altos decibeles, ya sea producido por una moto sin silenciador, por el motor de un carro, por la música, los ladridos agudos y continuos de un perro, las construcciones, etc. Pero en estos países del tercer mundo muchos no logran entender algo tan sencillo.

En este tiempo de “alegría” y jolgorio es cuando más se debe pensar en los otros. No todo el mundo tiene el mismo sentimiento de escándalo y bullicio, y parte de la convivencia humana consiste en entender que hay gente que sigue trabajando, que está enferma o que simplemente añora el silencio para poder descansar. Aunque algunas personas con ciertas neurosis huyen del silencio y prefieren el ruido. Algunos mal informados creen que el neurótico es el que no soporta el ruido, pero es al revés, pues la contaminación acústica es la que perjudica la salud: puede producir insomnio, fatiga, estrés, irritabilidad, inseguridad, poca concentración, dificultades en la memoria y un largo etc.

ruidoAlgunos pronostican que en un futuro quizá no muy lejano la gente estará dispuesta a pagar por horas de silencio, pues poco a poco se está comprendiendo el perjuicio para la salud física y mental que produce el alto ruido. Algunos lugares civilizados no solo tienen umbrales muy bajos para el ruido público, sino autoridades competentes que entienden el daño para la salud pública y exigen motos con silenciador, discotecas y clubes en lugares alejados de las zonas residenciales y con protección -adecuada para que el ruido no se expanda hacia el exterior. En esas regiones, los lugares bullosos no son de puertas abiertas y tienen que estar insonorizados.

Ruido2Además, en esos lugares la gente civilizada no hace parrandas en sus casas en las que toda la cuadra o edificio obligatoriamente tiene que padecer el escándalo. En París, por ejemplo, si alguien hace una reunión en su casa (de antemano se entiende que no será con música a todo volumen), pasa una carta a sus vecinos informando que tal día, entre tales horas (con hora de finalización) habrá invitados en su casa y de antemano pide disculpas por las molestias ocasionadas (¡y eso que se sabe que la música no sobrepasará las paredes de la propia vivienda!).

Este tiempo puede ser aprovechado para demostrar el respeto que tenemos por los vecinos. Una reunión en la casa no tiene que ser sufrida por los que no están invitados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: