Magia que salva Relaciones

Magia que salva Relaciones


La actitud positiva es un estilo de vida que se aprende para mejorar las relaciones y contribuir a la convivencia.

Hoy cobran vigencia las palabras mágicas que aprendimos desde pequeños: por favor, gracias, buenos días, buenas tardes y buenas noches. Solo con la utilización de estas palabras acompañadas de una sonrisa sincera y una permanente disposición de escuchar, cada uno puede aportar a una sana convivencia de la que todos hablan y muy pocos practican.
Si su comportamiento es amable, sonríe con facilidad y sabe cuáles son sus límites al tratar a los demás, seguramente usted tendrá éxito en las relaciones con las personas. No es igual para quienes se comportan de manera hostil o están de mal genio la mayor parte del tiempo, pues esta actitud genera rechazo o temor.
Desde que nacemos la relación con el otro está marcada por diferentes aspectos que facilitan o dificultan la convivencia en la familia, en el trabajo y en la sociedad en general.
Aprender algunos principios y ponerlos en práctica nos facilitará el modo de relacionarnos con los demás.
Sea usted mismo y recuerde que de la imagen y la autoestima que tenga depende su actitud hacia los demás.
Mantenga una comunicación asertiva. Esto se refiere a ser oportuno, concreto y claro.
De acuerdo con la sicóloga Paula Andrea Pérez Tobón de Comfama “el poder escuchar al otro, el entender su punto de vista y comprender que éste no tiene que ser igual al suyo, que puede ser diferente y en tal caso hacer una negociación de intereses para llegar a un acuerdo; hace que las relaciones sean un aprendizaje continuo”.
Antes de hablar pase lo que va a decir por este filtro: ¿Es la verdad? ¿Es equitativo para todas las partes? ¿Crea buena voluntad? ¿Es beneficioso para todos los interesados?
Elimine algunos pecados que entorpecen la comunicación como son:
las exageraciones “siempre es lo mismo”, “nunca podemos hablar”, “otra vez con lo mismo”. La ironía “que tal si eso fuera verdad”, ” tantos intentos y tan poquitos aciertos”. Las amenazas: “cállate., si no, me voy”.
Trabaje en equipo, haga aportes productivos y proactivos. Tenga en cuenta que el trabajo en equipo exige confianza y esto se logra con la suma del carácter, la capacidad, el compro miso, la constancia y la cohesión.
Sea flexible en la forma de pensar y de ser, así podrá adaptarse a todas las situacio¬nes y facilitar la relación con el otro.
Una actitud positiva como dice el docente e investigador Jorge Duque Linares “es el resultado de lo que pienso y siento”. Quiere decir que la relación con el mundo empieza conmigo y se construye con el otro.»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: