Sexo anal y enemas

SEXO ANAL Y ENEMAS

El sexo anal, practicado de forma adecuada, es tan sano como cualquier otro tipo de sexo. Y las personas lo practican porque causa placer; el ano puede llegar a ser una zona intensamente erógena. De hecho, muchas más personas heterosexuales que las personas gay practican sexo anal. Pero, para los GAYS será importante seguir algunas pautas para ser esta práctica más segura y apasionante.

 El ano contiene más finales de nervio que cualquier otra parte del cuerpo masculino, y muchos más que cualquier otra parte del cuerpo femenino, excepto el clítoris. No es ningún secreto que el sexo anal es parte de la vida sexual de muchas personas.

El “sexo anal” puede variar desde simplemente llenar el propio ano o el ano de la pareja con un dedo lubricado hasta introducir varios dedos, la mano, o a una completa relación anal. Todas estas prácticas físicamente son muy placenteras, y si tú eres aseado, no hay nada repulsivo sobre ello.

El tabú hacia el tema anal es muy antiguo, pero no hay necesariamente ninguna razón médica hacia éste si tú sabes lo que estás haciendo.

Si estás preocupado acerca de mantenerte aseado, en todos los casos asegúrate que has ido al baño antes de mantener relaciones con tu pareja, y lava esta parte tan personal de tu cuerpo – exteriormente, y si lo deseas, interiormente, con un enema.

Las reglas principales para el sexo anal son:

 Comunicación, Relajación, y Lubricación. Veamos:

Relajación: Tu ano consiste en dos anillos musculares, doblados en los esfínteres interno y externo. Tu esfínter externo esta bajo tu control voluntario -tu puedes relajarlo como desees. Pero tu esfínter interno no está bajo control voluntario. Si estás tenso, tu esfínter interno estará tirante, e intentando forzarlo de algún modo originará que tú (y el mismo esfínter) caigan en una mayor tensión. Así pues, la regla en el sexo anal es ir lentamente; no se puede presionar para disfrutar más rápidamente.

Escucha a tu cuerpo. Si tu ano desea que se juegue con él, lo sabrás; si no, no intentes nada

Comunicación: Es necesario hablar de lo que se va a hacer, ¡antes de hacerlo! No desees jugar con tu pareja queriéndola coger por sorpresa; no estará relajada, y no será divertido. Asegúrate de que ambos se encuentren a gusto con la idea del juego anal.

Lubricación: Tu ano no lubrica, así que necesitas un lubricante soluble en agua. Usa grandes cantidades del mismo; es limpio! Cuanto más lubricante uses, más confortable te sentirás. Si no has jugado con tu ano antes, las sensaciones serán intensas y extrañas.

Recuerda que usando protección (preservativos) aumenta la sensación de salud y limpieza, lo cual ayuda a mucha gente a relajarse y disfrutar mucho más la experiencia.

Permitiéndome ser más categórico: si tú sientes dolor en tu ano mientras practicas sexo anal, PARA. El Sexo anal muy duro puede estresar y posiblemente dañar el revestimiento del ano, lo cual puede llevar a muy serias infecciones. El sexo anal no se puede mezclar con la fuerza, y NUNCA debe ser usado como un medio para infringir dolor; Y si te encuentras que tu recto sangra, ve al médico INMEDIATAMENTE. (No tengas vergüenza, los médicos han visto de todo antes…). Dicho esto, querría clarificar lo que quiero decir con PARAR si tú sientes daño. Esto es lo que debes hacer: parar de moverte. El dolor debe proceder del músculo de tu esfínter en el momento en que se hace más ancho, y cuando tú pares de presionarlo, parará de molestar -y posiblemente relajará más. Si no para de molestar cuando tú paras de moverte, entonces debes de apretar un poco hacia fuera (lentamente) y tomar las acciones apropiadas. Si esto finaliza, espera unos instantes, y entonces empieza de nuevo.

Para concluir recuerda siempre estas 3 cosas:

1. El sexo anal puede ser divertido, seguro y entretenido si sigues los pasos adecuados para seguir manteniéndolo seguro, de lo contrario puede ser doloroso e incluso peligroso.

2. El ano puede ser una zona extremadamente erógena, pues dentro de éste se encuentran mucho más terminales nerviosas que en otras partes del cuerpo.

3. La diversión inicia desde que comienzas a acariciar tu ano, o el de tu pareja, con un dedo lubricado, intercambiarlo por el pene.

ENEMA O LAVADO DEL RECTO. ¡IMPORTANTÍSIMO!

El ano es un canal muscular en forma de tubo que mide unos tres centímetros y que conduce al recto: dos terceras partes de éste se componen de la misma mucosa que puedes ver en tu ano. El tercio interior también es una membrana mucosa mucho más suave y delicada, pero menos sensible al tacto, pero no al ensanchamiento pues tiende a contraerse. Y por ello estar relajados es importante para la exploración, el placer y la higiene anales.

No duele, huele.

Nos han acostumbrado a hacerle el feo a nuestra área ano-rectal y a verla como el inframundo de nuestro cuerpo. Pero, en su defensa y hasta poniéndonos un poco metafísicos, preguntémonos: ¿Y por qué no le hacemos el feo al pene que –aparte de ofrendador de placer- también forma parte de nuestro aparato excretor?. La costumbre nos ha hecho temerle al disfrute del placer anal y nos ha condicionado a costumbres higiénicas no razonadas, asociándolas de manera torcida con el rechazo, el miedo y el asco hacia partes de nuestro cuerpo encargadas –entre otras cosas- de desechar residuos alimenticios.

ES PRECISO RECORDAR QUE…

Al hablar de sexo anal, queridos amigos, debemos dar por sobreentendido varios hechos:

*que siempre se corre el riesgo que a raíz de la práctica ésta puede exteriorizar algunos restos de aquello que se comió…

*que cada quien tienen un conocimiento “natural” de las horas en que su intestino está libre de huéspedes indeseables.

*que antes de realizar la práctica sexual hay que desalojar el intestino de heces fecales.

Las heces fecales utilizan al ano y al recto como un pasaje para transportarse al exterior (como si fuera el metro pero con menos complicaciones), aprovechando los movimientos del intestino.

PAUTAS PARA ESTAR “PREPARADOS” PARA LA ACCIÓN…

*comer fibra: las frutas con cáscara (¡no todas!), cereales (All Bran, germen de trigo, salvado), arroz y pan integrales, etc.

*acostumbrarse a comer siempre a la misma hora y defecar diario en un mismo horario para que te acostumbres y sepas más o menos a qué hora tienes los intestinos vacíos.

Si tu alimentación es buena, tus heces tendrán consistencia (no se fragmentan), saldrán con mayor facilidad y el aseo del ano también se facilitará.

HAY QUE LAVARLO

Sin embargo, la mejor manera de evitar problemas de higiene a la hora de tener sexo, es ir al baño antes y asegurarte de tenerlo bien limpio. Lo mejor es darte un baño antes –aunque sea de asiento- y lavar con cariño el conducto anal. Pero si aún haciéndolo de ese modo no te sientes muy seguro, entonces puedes recurrir a las duchas anales –especies de mini-lavativas que ayudan a limpiar el bajo intestino a las mil maravillas.

ENEMA

Una ducha anal –o enema- no es más que la introducción de agua limpia dentro del ano y el bajo recto por algunos momentos para desalojarla con todo y posibles heces. El equipo básico para una ducha anal lo encuentras en una farmacia: un enema está compuesto por una bolsa con el liquido o una “pera” de caucho –casi siempre de color rojizo- con una boquilla que te recomendamos lubricar antes de introducírtela por el ano. Muchos enemas incluyen instructivo.

Cómo hacerlo.

*Llena la “pera” con agua tibia (no debe ser fría ni caliente). En cuclillas o agachado, introduce la boquilla lubricada despacio y con cuidado; aprieta la pera para que el agua entre y lave el bajo intestino.

*Una vez que hayas inyectado el agua, saca despacio la boquilla y aprieta el ano para retener el agua hasta medio minuto. Evacúala.

*Se recomienda aplicarte el enema justo antes de defecar para que la evacuación se facilite y quede todo limpio.

*Si el agua no sale pronto, quizá necesites caminar un poco y hacer algunos movimientos intestinales (pujar, sumir y sacar el estómago, etc.) antes de sacar toda el agua. Asegúrate de evacuarla toda pues a veces se esconde en tu interior y puede salir minutos después, en el momento más inoportuno (situación conocida en el bajo mundo como “el baño de Vulcano”).

*Un detalle: si te pasas de agua, invadirás también la parte del intestino grueso provocando situaciones embarazosas, al abrir la caja de Pandora (¿Otra?) y provocar la salida de heces que no estaban programadas a salir sino horas después.

*Terminado el enema, lava bien la boquilla. Practica antes del encuentro y recuerda que la práctica hace al maestro.

ENEMA CASERO.

Conecta una manguera a una llave del agua, ábrela e introdúcela dentro del ano para lavarlo. Llenas el ano con agua, la aguantas unos momentos y luego la evacuas. Esto lo puedes repetir unas dos o tres veces. Ten en cuenta que debes lubricar la manguera y ésta no debe tener bordes afilados. Además debes tener la seguridad de evacuar todo el liquido para no tener accidentes desagradables.

Ni el enema casero, ni el que venden en las farmacias daña la flora intestinal, ya que ésta se encuentra mayormente en el intestino delgado. Por lo tanto esta práctica se puede realizar periódicamente sin ningún riesgo para la salud, al contrario, limpia el organismo y podrás tener una relación más placentera y limpia.

6 comentarios

  1. Esta informacion me parecio muy pero muy importante, he aprendido mucho, ahora se como hacerme un correcto lavado.

    Me gusta

  2. genial el articulo!

    Me gusta

  3. Muchas gracias por los tips, realmente me había costado mucho trabajo encontrar una buena página como la tuya, lo del café me pareció excelente!

    Me gusta

  4. El enema también se puede realizar usando en vez de agua una solución de café instantáneo muy cargado. Tiene la ventaja de que limpia y neutraliza el mal olor. Lo he hecho muchas veces y funciona de maravilla.

    Me gusta

  5. Qué buen artículo, serio, ilustrativo y responsable. Muy bien por la página.

    Me gusta

  6. Buena y clara informacion.estoy de acuerdo es una de las mejores cosas y con limpieza mucho más

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: